Reseña: Inocencia | Ángeles Goyanes

06 julio, 2016


Sinopsis:

Contiene dos relatos:

Inocencia

Cuando, durante su traslado a una nueva prisión, al preso político Juan Guerrero se le presenta una oportunidad de fugarse, no lo duda. Desorientado, se adentra en un bosque del noroeste de España con la esperanza de llegar al mar, donde podría obtener ayuda. Sin embargo, lo que se oculta en el valle tal vez le haga lamentar su huida. 

Relato de 7.980 palabras. Aproximadamente 28 páginas.

¡Dejad que los niños se acerquen a mí!

A pesar de hallarse en la hermosa isla de Mallorca, para la joven Elena aquellas están siendo las vacaciones más aburridas de toda su vida. Por eso, cuando el misterioso señor Fosworth le propone ganar algún dinero cuidando de su pequeño y adorable hijo Hughie, ella acepta encantada. Probablemente haya tomado la peor decisión de su vida.

🌟🌟🌟🌟🌟

Este libro de pocas páginas, contiene dos relatos donde se evidencia que la inocencia puede permanecer aún en las personas más adultas y no distingue sexo. Al ser de pocas páginas haré un mini - reseña sobre las historias puede haber, o no, spoilers.

En la primera historia, Juan era un preso político que, junto con otros reclusas, iba a ser trasladado a otras instalaciones penitenciales pero por motivos de su enfermedad debieron estacionarse. Mientras estaba haciendo sus necesidades, hubo un gran tiroteo y Juan aprovechó, con lo poco de aliento que le quedaba, a escapar y correr hacia el bosque. 

Esperó que fuera de noche para poder salir de su escondite y llegar a un pueblo cercano. Pero huyendo de su carcelero, quien tenía sus medicinas, se dejó caer por el cansancio. Pasadas las horas, logró llegar a una casa que parecía no habitada, pero recibió una advertencia de una escopeta y se 'rindió' ante los propietarios de la casa.

En su debilidad, logró detectar que era arrastrado por unos niños hacia dentro de la casa, quienes le dieron comida y reposo. Pero lo que no sabía era, que aquellos inocentes y solitarios niños, abandonados por sus padres, fueran asesinos. 

Ellos mataban a cada persona que se les acercaba por información y demás, ¿por qué? Así tenían como alimentarse, ya que su abuela se sacrificó siendo la primera en ser su comida. Murió para alimentarlos, ya que la guerra les arrebató a sus padres, tíos y primos. 

Cuando supo todo, Juan Guerrero, quiso rescatar a la persona a quien pertenecía la carne que se había comido con tantas ganas, quien resultó siendo su carcelero. Pero no llegó a salvarlo, ya que el hermano mayor lo mató de un tiro en la cabeza. 

Afuera, llegaban más personal militar en busca de su compañero y el reclusa que se escapó, pero los niños se hicieron pasar por inocentes y le echaron toda la culpa a Guerrero. Este quiso escapar pero no pudo, por lo que fue apresado nuevamente. Y los niños, siguieron sus vidas en otro pueblo, comiendo carne humana.

En la segunda historia, una chica adolescente llamada Elena, cansada de estar viviendo siempre en su pueblo, decide salir e irse a un lugar que le proporciona paz. Pero a ella se le acercó un pequeño niño que parecía estar perdido. Cuando supo donde vivía fue a llevarlo pero se sorprendió que toda la casa estuviera con cortinas cerradas y el padre del niño aún estuviera durmiendo. 

Logró conocer al padre de Huggie, el señor Fosworth, quien le agradeció por la ayuda prestada a su hijo. Ella extrañada por la falta de la madre, decidió volver a su casa.

Pasado el tiempo, Elena se convirtió en la niñera de Huggie y poco a poco fue 'enamorándose' del señor Fosworth. Un día fueron de campamento, estando en el bosque paseando, se ha perdido y terminó toda maltratada y con un pie adolorido. Como pudo, logró llegar a la casa de Huggie a pedir ayudar pero se dio cuenta de que unos niño fuera la casa estaban siendo maltratados por el padre de su pequeño. 

Quiso saber si quien cuidaba también ha sido maltratado como ellos, lo cual hace que entre a la propiedad y empiece a expiar por una ventana. Lo que ve la deja perpleja y con ganas de vomitar. 

Una niña pequeña es drenada en el cuello por los colmillos del señor Fosworth, quien al terminar de saciarse la queda mirando y arremete contra ella. Al final, Elena es agredida por el vampiro en su cuello y muere, antes de irse de este mundo entiende porque Huggie le decía que ellos no eran sus hermanos, eran los niños que consumía. 

Luego de eso, el señor Fosworth, le da de comer a Huggie lo que todo vampiro 'come'... Sangre. Salió diciendo: "¡Dejad que los niños se acerquen a mí!"

Debo decir que estos cuentos cortos de suspenso, horror o como ustedes le llamen, siempre me han llamado la atención. Le he colocado en Goodreads cuatro estrellas. 

🌟🌟🌟🌟🌟


Ángeles Goyanes. Nació en Madrid, ciudad donde reside. Es licenciada en Turismo e historiadora, así como experta en nuevas tecnologías.
Además de diversos relatos y artículos de prensa e investigación, ha publicado las novelas La Concubina del Diablo, Los Hijos del Ángel, Herencia Maldita, Misterio en el Nilo y El Maestro Envenenador, con gran reconocimiento de público y crítica. Su pasión por viajar y por las diferentes culturas, junto a sus conocimientos históricos, marcan fuertemente sus obras


Gracias por pasarse por el blog. Espero leerlos pronto.
Besos quimerosos.
BLUE MADRIGAL

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Source: Here